Gracias a las cámaras BINDER, ya no faltan mascarillas de protección

Una clínica utiliza cámaras de secado de BINDER para secar mascarillas quirúrgicas

 

La clínica Ortenau, en Offenburg-Kehl, cada vez atiende a más pacientes con coronavirus. También se tratan pacientes de la región vecina de Alsacia, muy afectada por la enfermedad. Para poder atender el número creciente de pacientes, se ha trasladado más personal a esta clínica. Sin embargo, hay escasez de mascarillas. Para remediarlo, la clínica ha encargado recientemente a la empresa de Tuttlingen una cámara de secado.

 

Los bomberos de Offenburg, que utilizan una cámara de secado de BINDER para secar las máscaras de protección, les dieron la idea a los empleados de la clínica. Rápidamente, contactaron con BINDER GmbH, en Tuttlingen, que lleva un tiempo participando en la investigación del coronavirus.

 

Ahora, la cámara de secado «made in Tuttlingen» se utiliza en la clínica de Ortenau: el personal en contacto con pacientes infectados con COVID-19 debe llevar las mascarillas FFP2 o FFP3. Estas mascarillas cuentan con un escudo de plástico y ofrecen al personal médico protección fiable contra virus y bacterias.

 

Estas mascarillas, agotadas actualmente, se desinfectan en la clínica tras su uso y luego se lavan minuciosamente en un lavavajillas. Ahora, la clínica sigue el ejemplo de los bomberos y seca las mascarillas limpias en una cámara de secado de BINDER. Entre 30 y 40 mascarillas se pueden secar al mismo tiempo en una hora.

 

Así, la clínica de Ortenau ha encontrado un modo de proteger a su personal y de tener suficientes mascarillas de protección disponibles. Podemos estar seguros de que, en estos días de pandemia de coronavirus, muchas otras clínicas en Alemania y en el mundo aplicarán también este método.

 

>> Ir a las cámaras de secado de BINDER.